martes, 23 de junio de 2015

Alcala de Henares subida directa al Ecce Homo, Alto del Llano, Alcala la Vieja y Cerro Malvecino

Mapa de la ruta













Comentario


Una vuelta por el Parque Natural de los Cerros de Alcalá de Henares, en esta ocasión vamos a afrontar la subida directa al más emblemático de sus cerros el Ecce Homo, que preside majestuoso el entorno.  Es una subida en su parte final, con bastante pendiente y teniendo cuidado con resbalarse, luego subiremos a varios de sus cerros, pasando a su vez por la Antigua Alcalá de Henares, de la cual solo quedan unas ruinas.

La ruta la comenzamos en el parking del Parque Natural de los Cerros de Alcalá, al cual hay que entrar, como si viniésemos de Loeches, pues la entrada desde Alcalá esta prohibido, se sube un poco y tenemos una rotonda para hacer el cambio de sentido.  Una vez allí, tomamos un pequeño sendero en bajada, que nos lleva a una pista marcada con color azul, dentro del parque hay varias rutas marcadas por colores, dependiendo de su dificultad.  Nosotros pararemos a lo largo de la ruta por varias de ellas.  Nos metemos en un pinar, del cual vamos a salir en un cruce de caminos, por una variante muy bonita, que hace que el camino se encajone mucho, vemos a nuestros lado paredes que parece que se nos van a caer encima. La verdad que este sendero es muy curioso, nos encontramos en nuestro camino un pequeño zorro y juguetea con nosotros.  Este sendero nos hará pasar bajo un tubo, que pasa por debajo de una pista, se pasa sin problemas, pues tiene bastante altura. Al otro lado continua el sendero,  ya vamos a estar poco tiempo por él, pues se incorpora a una pista que tomaremos a nuestra izquierda, se trata de la senda de color amarillo, que sube hacia la derecha hacia el Ecce Homo de una manera mucho más cómoda, que ya en otras ocasiones la hemos utilizado, te lleva a una especie de collado, y si giras a la izquierda llegarías al Ecce Homo.

Tomamos esa pista a la izquierda, hasta dar con un desvío a nuestra derecha, que en un principio es ancho, y luego se irá estrechando, ya divisamos delante de nosotros la gran mole del  Ecce Homo, esperando nuestra llegada. El camino de aproximación, nos hará pasar por sitios estrechos, con abruptos cañones a nuestros lados.  Se pasa sin problemas, eso sí, teniendo cuidado, en periodo de lluvias sería peligroso, por posibles resbalones.  Ya estamos muy cerca de comenzar a subir realmente lo más duro, se empina lo suyo, y hay que utilizar las manos en alguna ocasión, para no irse para abajo.  En la parte alta, hay unas piedras, se suben un poco y ya hemos llegado, la verdad que me ha gustado la subida por aquí, la tenía en mente al verla desde lo lejos, y en esta ocasión acompañado del Caballero  Carmelo y el Escudero Román, lo conseguimos.  Una parada en lo alto del Ecce Homo, para almorzar y disfrutar de las vistas, eso sí, tener cuidado porque hay algunos agujeros sin fin, perdimos unas cerezas por ellos jajaja.  Continuamos por la planicie, hasta dar con el Vértice geodésico. Desde ahí comenzamos a bajar hasta el collado que mencione anteriormente que es por donde sube la senda amarilla.

Ahora vamos a cometer la subida a otra de las cotas de la jornada, el Alto del Llano, que poquito a poco lo vamos alcanzando, desde aquí hay unas vistas muy bonitas del Ecce Homo, son campos labrados, por lo que debemos intentar en lo posible arrimarnos a nuestra izquierda, para no estropear demasiado con nuestras pisadas, llegados a un punto, vemos una bajada a nuestra izquierda, es un buen camino, comenzamos el descenso hacia el llamado Caserío de la Oruga, donde nuestro Caballero   Carmelo nos ilustra, con que en la zona había una gran fábrica de ladrillos, hoy totalmente abandonada. Ahora estamos caminando muy cerca del Río Henares, el cual vemos a nuestra derecha.  A nuestra izquierda se alza altivo el cerro de la Tortuga, vamos a tomar un pequeño senderillo que nos va a acercar a la antigua Alcalá la Vieja, el sendero esta en poco uso, espero que con el tiempo se siga retomando, para que no se eche en el olvido.  Llegamos al lado de una torre eléctrica, giramos a la derecha y ya vemos los restos de la Alcalá la Vieja, nos sorprende gratamente que se están acometiendo trabajos de restauración en la zona, para que no termine de caerse, lo poco que  queda en pie. Recordamos con añoranza, como juro bandera nuestro Caballero Carmelo en este hermoso lugar, con tanta historia.

Bajamos un poco hacia el río, para dirigirnos hacia la última cota del día, se trata del Cerro de Malvecino. A sus pies existe una gran cueva, a la que se puede acceder, un paseo por sus entresijos, y volvemos fuera para subir al cerro, la subida es áspera y con desnivel, y ya el calor y los kilómetros nos van haciendo mella. Después de la recomendadas vistas, descendemos para tomar una pista que ya nos va a acercar hacia el Parking, antes pasamos por un edificio, que sirve de reten a los bomberos, donde existe una fuente, donde poder aliviar nuestra sed, deseo que disfrutéis de la ruta, nuestro Caballero Carmelo, nos sorprendió gratamente con un bonito lugar para comer en Alcalá de Henares, ahí está el waypont por si os interesa,  un saludo.



Transporte utilizado: Se puede realizar en transporte público en el autobús.


Época recomendada: Primavera, Otoño, Invierno.


Galería de fotos







Nivel de dificultad   Media

Distancia: 16,9 km
Desnivel +   558 metros      Desnivel -  558 metros
Tiempo Total:  5h 39'
Tiempo en Movimiento:  4h 30'
Tiempo Parado:  1h 09'
Velocidad Media Total:  3,01 km/h
Velocidad Media Movimiento:  3,78 km/h
Indice IBP Index:  62





Descargar Track ruta GPX aquí