miércoles, 16 de noviembre de 2016

131 Nucaban: Venturada a Valdemanco por Navalafuente

Mapa de la ruta



Powered by Wikiloc

Comentario

Aparece el bus 191, procedente del Intercambiador de Plaza de Castilla y se detiene en la primera parada de Venturada y de él desciende el grupo de caballeros. La mañana es luminosa, pero fresca como corresponde al otoño. La jornada promete ser emocionante. Se disponen a llegar hasta Valdemanco caminando por estas tierras, cruzadas por Cañadas Reales, coladas, caminos y senderos.

Venturada es una villa que remonta sus orígenes a la época de Augusto, (año 20 a. C.), aunque hay datos históricos a partir del S. II. Romanos y visigodos se reparten los latifundios de esta zona. Con la llegada de los musulmanes, se hace un nuevo reparto de la tierra entre los nuevos pobladores, mucho más equitativo. Abderramán III, es quien construye la Atalaya de Venturada que tiene visión con las de Arrebatacapas, El Berrueco, El Vellón, El Molar y el recinto fortificado de Talamanca de Jarama. Alfonso VI de León reconquista la zona y Venturada pasa a depender de la villa de Uceda.



Tras un largo periodo de tiempo, en el que los poderosos se repartían las tierras, los condados y las prebendas, Felipe II, concede a Venturada el título de Villa con lo que podía administrar justicia, desanexionándose del resto de los territorios del condado. El grupo se pone en marcha por las calles de la Vega, Pico de la Miel llegan y avenida de Somosierra, dejando a su derecha la zona urbanizada del pueblo.



Cruzamos el arroyo de Albalá y giramos a la derecha por la Vereda de los Llanos. Caminando junto a una pared, (muy mal hecha), llegamos a una puerta que nos indica que hay ganado bravo, NO HACER CASO, PERO SI PASAMOS DEBEMOS CERRAR LA PUERTA PARA QUE EL GANADO NO SE ESCAPE. Continuamos un poquito más y nos encontramos con la Cañada de las Merinas, que la tomaremos a nuestra izquierda.



Las vacas pacen tranquilamente, disfrutando de la espléndida mañana de sol otoñal. Caminamos entre ellas de forma tranquila para no asustarles ni llamar la atención. Dejamos a la derecha el descansadero del Prisco y a la izquierda la Garrilera y de nuevo hay otra puerta que hacemos lo mismo: abrir, pasar y cerrar. Al pasar el arroyo de Gargüera, que vadeamos sin problema a pesar de que no hay puente, nos adentramos por una calleja estrecha pero con muy buen camino, hasta que a nuestra derecha encontramos de nuevo otra puerta.



Un joven vaquero intenta apartar de la manada a una vaca que está a punto de parir. La empresa es complicada pues son animales gregarios y es complicado apartarlas de sus hermanas. Por fin se logra y por la colada del Jaral, caminamos juntos, vaquero, vaca y caballeros.

Un paso Canadiense nos revela que la finca con el ganado ha quedado atrás. Un poco más adelante giramos a nuestra derecha y nos adentramos en Navalafuente, (punto de partida de nuestras rutas 114 Navalafuente a Miraflores de la Sierra 5ª Etapa Camino de Santiago Complutense Alcalaíno y 123 Navalafuente a Valdemanco por Antiguo Camino, vuelta por el Camino de Guadalix y Cascadas del Cancho ).

Podríamos haber seguido y bordear el pueblo por el sur y una vez que se cruza la M-625 tomar el camino de las Viñas hasta el aparcamiento. Salir por la calle Eras de Arriba y enlazar en el Coralillo. Pero hemos seguido este itinerario con el fin de pasar por el monumento al Senderista. Los caballeros se dispersan en la subida, cada cual va a su ritmo y se reúnen en un mirador natural para deleitarse con las vistas que nos ofrece esta atalaya de privilegio. Los campos verdes, los ocres, amarillos y rojos de los árboles de hoja caduca, los verdes pinos y otras coníferas, el imponente cerro de San Pedro al fondo, componen una postal que nos transporta a un mundo de sensaciones indescriptibles.



El rumor del agua del arroyo nos hace saber que estamos encima de las cascadas del Cancho, que ya visitamos en la ruta 123 Navalafuente a Valdemanco por Antiguo Camino, vuelta por el Camino de Guadalix y Cascadas del Cancho . Cruzamos el arroyo de nuevo, por un puente de lajas de piedra. 



Esta vez al lado de la depuradora y continuamos hasta cruzar la carretera M-631. Al llegar a un cruce, tomamos el camino de la izquierda para dirigirnos a una de las canteras de Valdemanco, de donde se extrae la piedra de granito. Comprobamos que están en pleno rendimiento y nos hace pensar que si las cosas se hacen bien, no tiene por qué correr peligro la naturaleza. Todo es cuestión de saber que la sobreexplotación no es buena.



Atrás han quedado Los Navazales, Peñarrubia, y ahora caminamos por El Berrocal, El Encinarejo o La Zarzosa entre otros topónimos que nos gusta resaltar para que no se pierda una terminología magnífica, usada desde tiempos ancestrales. Siguiendo el camino, un paso subterráneo nos permite cruzar la antigua vía férrea de Burgos, para llegar a nuestra meta en la parada del 725, que nos retornará al intercambiador de pza. de Castilla en Madrid.




Época recomendada: Primavera, Otoño, Invierno.



Transporte: Tomamos el autobús 191 con salida del intercambiador de Plaza Castilla horarios. La vuelta la haremos en el autobús 725 con destino al mismo intercambiador horarios.

 

Vídeo de la ruta


Talamanca de Jarama a Valdemanco por Navalafuente from antonio on Vimeo.


Caballeros participantes: Antonio, Tomás, Miguel, Amador, Carmelo.


Nivel de dificultad: Media

Distancia:  14,9 km
Desnivel +  402 metros   Desnivel -  95 metros
Tiempo total:  3h 35'
Tiempo en movimiento:  3h 15'
Tiempo parado:  20'
Velocidad media total:  4,17 km/h
Velocidad media en movimiento:  4,6 km/h
Ritmo medio total por km:  11:06 min/km
Ritmo medio en movimiento por km:  10:43 min/km
Índice IBP Index: 49    Informe







Travesía desde Tres Cantos a Buitrago de Lozoya en 6 Etapas





Descargar Track ruta GPX aquí