martes, 15 de abril de 2014

Torrejón de Ardoz por la ribera del Río Henares, Castillo de Aldovea y presa



Mapa de la ruta









Comentario


Una ruta de exploración por la ribera del río Henares a la altura de Torrejón de Ardoz.

Salimos pegados al río Henares, junto al puente que lo cruza en dirección a Loeches. En nuestros propósitos era luego pasar por debajo de dicho puente y explorar la otra zona, pero de esto nada, ya que se nos hecho el tiempo encima. Arrancamos con una bonita senderilla, pegados al río, tenemos el río a nuestra izquierda, vamos avanzando por su margen derecha. También esta cerca de nosotros la carretera que va hacia el Palacio de Aldovea, por donde regresaremos. En un momento nos desviamos de dicha carretera, en una ligera bajada y una zona amplia despejada, vemos una barrera amarilla que se pasa sin problemas y a nuestra derecha en la pradera vemos una gran cruz de Piedra, de una hijo de una Condesa caído en la Guerra Civil. Proseguimos por esta senderilla ahora es una verdadera medio selva, se puede andar sin problemas por ella, te da la sensación de estar en otro lugar del mundo, merece mucho la pena caminar por aquí, veremos una especie de poblado a nuestra derecha, avanzamos sin problemas, hasta llegar sin darnos cuenta a la parte trasera del Palacio de Aldovea. Junto a unos grandes pinos, vemos un panel informativo sobre el Palacio, hacemos un alto en el camino para merendar junto a unos grandes troncos caídos. Proseguimos ahora por una buena pista, ya que,ahora estamos siguiendo unas Sendas marcadas por la Comunidad, Senda del Caserío del Henares, ahora en un desvío a la izquierda seguiremos la marcada en rojo, en un primer momento no se distingue nada, parece una verdadera selva, se nota la primavera que esta en pleno esplendor. Tapa prácticamente el camino, aunque se hace uno la idea por donde irá. Nos topamos con un cruce, con otras rutas marcadas con otros colores, ahora seguiremos las marcas de la Senda al Observatorio de la Laguna Grande del Cerro Gordo. Una vez allí, es un verdadero espectáculo el poder contemplar la gran cantidad de aves que tenemos delante de nosotros. Hay un pequeño observatorio, donde poder estar un poco más escondido de sus miradas, merece la pena traerse los prismáticos. A partir de este momento, íbamos a encontrar un poco de aventura, nos dirigíamos a encontrar nuevos senderos pegados al río, pasamos una alambrada sin problemas, seguimos intentando encontrar un paso, parecía que estábamos rodeados por todos los sitios de agua, con lo que no nos quedo más remedio que volver por donde habíamos venido, hasta pasar otra vez por la laguna del Cerro Gordo. Llegamos a contactar de nuevo con las Sendas marcadas, ahora estaban las tres juntas amarilla, azul y roja. Las seguiremos durante un tramo, hasta abandonarla por la izquierda. Nos llevamos la ingrata sorpresa de encontrarnos ante una gran valla metálica que rodea una inmensa finca estatal, que nos hace darnos un gran rodeo al vallado. Salimos de nuevo a las sendas, junto al centro ambiental, que es desde donde parten todas ellas. Existen multitud de pequeños huertos, salimos por una calleja equivocada, pues nos dimos de bruces con varias alambradas, así que en este punto en lugar de dirigirse de frente, ir hacia vuestra izquierda, hasta contactar con una carretera de salida del huerto, proseguir por ella, hasta toparos con una pista y girar a vuestra izquierda eso viniendo por los huertos de forma adecuada. Justo pegados a la carretera M-50 vemos una vía pecuaria, la tomamos a nuestra izquierda, nos llevará de nuevo hacia el río Henares. Se hace largo y monótono su caminar, ya van pesando un poco las piernas. Al fin llegamos, una especie de paraíso y oasis, por la sombra de sus arboles. Observo que por nuestra derecha, viene un camino desde San Fernando de Henares, que utilizaremos cuando hagamos la ruta oficial. Nosotros nos desviamos a la izquierda, para pasar junto a pequeñas lagunas, los pilares del antiguo tren de los 40 días, que fue construido deprisa y corriendo durante la Guerra Civil Española y por fin la represa, lugar donde pudimos tomar un descanso merecido y de nuevo reponer energías. Allí entablo una agradable conversación con un lugareño, el cual viene asiduamente a que lugar. Me comenta que es imposible bordear la finca, pegados al río, hay una eterna valla metálica que la rodea y no dejan el correspondiente y obligado espacio junto a las margenes del río Henares. Una finca que es estatal, ¿Porqué no respeta las leyes como todos los demás? ¿Porqué no da ejemplo? ¿Porque no fomenta el uso por todos los ciudadanos del medio ambiente? Haber si hay alguien que me lo pueda explicar, porque soy incapaz de comprenderlo........ vamos que por los señoritos que no respetan las leyes, y que pretenden que nosotros si las respetemos nos toca, darnos la vuelta por donde vinimos. Ahora el camino se hace mucho más cansino, el calor se empieza a notar y los km acumulados también. Volvemos ahora por otro camino más ancho, perdiendo la frescura de la ribera del río Henares que se la dejaremos para los de la finca Estatal. Deseo que disfrutéis de la ruta, que hay trozos maravillosos, saludos.


Transporte utilizado: Vehículo propio


Época recomendada: Primavera, Otoño, Invierno


Galería de fotos




Indice de dificultad  Media  

Distancia: 20,5 km

Desnivel +  25 metros  Desnivel -  26 metros
Tiempo Total: 5h 45'
Tiempo en movimiento: 4h 19'
Tiempo parado: 1h 21'
Velocidad media total: 3,6 km/h
Velocidad media en movimiento: 4,8 km/h
Ritmo medio total por Km: 16' 52''
Ritmo medio en movimiento por Km: 12' 38''
Indice IBP Index:  56






Descargar Track GPX aquí