lunes, 16 de diciembre de 2013

078 Nucaban: Boadilla del Monte a Madrid Piramides por (Monte de Boadilla, Senda Merina, Casa de Campo)



Mapa de la ruta





Comentario

Ya son casi tres años que el grupo senderista NUCABAN inició sus andaduras con la sana intención de hacer deporte, divertirse y al mismo tiempo reivindicar la conservación de los caminos, senderos, cañadas, etc., como patrimonio de todos los españoles. Los fines siguen siendo los mismos tres años después. Siempre hemos aprovechado este medio para exigir a las autoridades que rectifiquen o, en su caso, dispongan de los medios necesarios para la NO DASAPARICION de estas vías de comunicación ancestrales y que solo hay en nuestro hermoso país.
Hoy queremos hacer una crítica constructiva a todo aquel que abusa del patrimonio de todos, como también criticamos muy duramente a aquellos que hacen del “papanatismo” barato su modo de vida.
Para exigir la conservación de la vías pecuarias no es necesario el sacrifico inútil de animales, puesto que en los tiempos que estamos ya ha pasado a la historia la trashumancia y los medios de transporte que hoy tenemos nos sirven para evitar que las ovejas, cabras o vacas sufran el cansancio y el nerviosismo de tener que atravesar una gran ciudad como Madrid, por el asfalto, todo ello justificado bajo la pantalla  conservacionista y presuntamente existen otros motivos que poco tienen que ver con  tan noble fin.
El grupo senderista NUCABAN está muy pendiente de que nadie invada zonas públicas, como el Cordel de la Merinas, por donde ha discurrido gran parte de la ruta que hicimos desde Boadilla del Monte hasta la glorieta de Pirámides en Madrid, pero también está muy pendiente del sufrimiento de las ovejas cuando les hacen pasar por este Cordel y la gente les asusta y provocando angustias inútiles en seres vivos que están acostumbrados a vivir en contacto con la naturaleza y sin ruidos. ¿Dónde están los defensores de los derechos de los animales? ¿O tal vez se trata de esos ecologistas de oficina que existen solo para chupar del frasco de los dineros públicos?
La ruta comienza en la parada del Metro Ligero de Boadilla Centro, pasando por el Palacio del Infante y  adentrándose posteriormente en el Monte de Boadilla.
Desde el Palacio podemos ver el hermoso espectáculo, que nos proporciona la mañana invernal de las zonas próximas al arroyo, del blanco inmaculado de la escarcha. Tomamos el camino paralelo a la M-501, entre encinas preñadas de bellotas. Lástima que no se aprovechen para alimentar a unos cuantos cerdos ibéricos que proporcionarían una excelente chacina.
El grupo van de buen humor, como siempre, y poco a poco el camino va girando hacia el norte hasta encontrar el hospital Monteprincipe. Aconsejamos que se salga del monte por la puerta próxima al campo de futbol y se pase por el aparcamiento de la clínica, hasta la entrada de coches. Cruzamos la carretera y bordeamos la urbanización un pequeño trecho hasta encontrar una puerta que nos adentra de nuevo en la dehesa.
Tomamos un pequeño refrigerio y seguimos nuestro camino saludando a los lugareños que hacen deporte por esta zona.
Llegamos hasta la M-40 y seguimos paralelos hasta encontrar una central eléctrica. Antes nos hemos permitido el lujo de subir a una torre de vigilancia casi abandonada, pero que nos ha proporcionado unas emocionantes vistas de toda la zona.
El día es claro y el sol del mediodía invernal invita a despojarse de los abrigos. Los andarines pueden lucir sus camisetas verdes orgullosos.
Nada más pasar la central eléctrica giramos a la derecha. Estamos en el Cordel de las Merinas, Vía Pecuaria de 20 metros de ancha, como marca el reglamento. A nuestra izquierda tenemos la urbanización exclusiva de la FINCA, para gente que solo tiene dinero. A nuestra derecha dejamos también un Club de Golf, también exclusivo, (sin comentario).
Seguimos hacia adelante hasta llegar al hospital Quirón. Cruzamos la carretera de Aravaca por una pasarela; las marcas rojas y blancas nos siguen indicando que seguimos por la Senda de las Merinas.
Nos adentramos en el precioso parque de la Casa de Campo. Cruzamos arroyos por puentes de gran antigüedad. Dejamos el Zoológico a nuestra izquierda, (alguien se interesa por nuestros garrotes y nos pregunta por qué los llevamos. Simplemente para que no se hinchen las manos, le respondemos). El grupo compacto y de buen talante observa a las meretrices que ofrecen sus servicios por unos miserables euros. ¡Pena de sociedad! Seguidamente nos hacemos la foto de rigor en la entrada del Parque de Atracciones y un poco más lejos vemos la Venta del Batán. Aquí descansaban los toros de lidia de la Feria de San Isidro antes de ser llevados a la plaza de las Ventas.
La vista del Lago nos indica que el fin de la caminata está próximo. Descendemos por Madrid Río, en sentido de la corriente. Nos topamos con una de las obras majestuosas del arquitecto Juan de Herrera, el Puente de Segovia. El Puente Oblicuo nos cambia de lado y poco a poco llegamos al Estadio Vicente Calderón y desde aquí a la Glorieta de Pirámides son dos pasos.
Ruta muy larga, aunque de dificultad mínima al no tener grandes desniveles. Combina la tranquilidad de la dehesa con el bullicio de la gran ciudad. Recomendada para cualquier época del año.


Transporte utilizado:  Salida desde la estación de Metro Ligero Boadilla Centro y el regreso desde cualquier otro medio, pues ya estamos en Madrid. En mi caso, la Renfe en Pirámides.


Época recomendada: Primavera, Verano, Otoño, Invierno.


Galería de fotos



Vídeo de la ruta






Caballeros participantes: Antonio, Tomás, Miguel, Amador, Julian, Carmelo.


Indice de dificultad   Media

Distancia: 23,1 km

Desnivel +  120 metros  Desnivel -  169 metros
Tiempo Total: 5h 30'
Tiempo en Movimiento: 4h 52'
Tiempo Parado: 38'
Velocidad media total: 4,2 km/h
Velocidad media movimiento: 4,8 km/h
Indice IBP Index:  59





Descargar Track ruta GPX aquí