miércoles, 23 de enero de 2013

062 Nucaban: Rivas Vaciamadrid - Velilla de San Antonio - Mejorada del Campo por Río Jarama

Mapa de la ruta





Comentario

A las ocho y media en punto –de la madrugada- , se reúnen los caballeros andantes en la pasarela central de la Estación de Cercanías de Atocha.
En esta ocasión el grupo es algo más numeroso, aunque se recuerda con cariño a aquellos compañeros que por diversas circunstancias no han podido acudir a la cita. Esta vez tenemos a un nuevo andarín que lleva en la sangre lo de ser Caballero, pues así reza su apellido.
El punto de partida de la ruta de hoy comienza en Rivas Vaciamadrid. Tomamos el tren de cercanías, hasta Vicálvaro y  allí cambiamos de medio de transporte, cogiendo el metro.
En la estación de Rivas, volvemos a reencontrarnos con la persona encargada de la seguridad que nos reconoce y nos saluda amablemente. Además nos informa de diferentes posibilidades de hacer más rutas por la zona. Muchas gracias compañero. Esperamos volver a verte en otra ocasión.
Hoy hemos decidido dedicar nuestra caminata al caminante por excelencia (trotamundos por antonomasia): DON QUIJOTE DE LA MANCHA. De ahora en adelante cada ruta estará dedicada a un personaje de la más maravillosa novela jamás escrita, El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha.
Foto de rigor frente al monumento al Ilustre Caminante y partimos con buen ánimo, pues el sol mañanero nos alivia del frío que desprende la tremenda helada que ha dejado la noche pasada.
Rápidamente salimos de la ciudad y caminamos por uno de los lados de la Laguna del Campillo buscando el río Jarama, el cual remontamos por su margen derecha hasta el antiguo, y no menos hermoso puente, por el que pasaba el viejo tren que iba a Arganda.
Como el Caballero Frank es ferroviario “por ósmosis”, nos explica el porqué de la colocación de las traviesas, cosa que nos agrada escuchar pero que no llegamos a  entender mucho, no porque lo explique mal sino por nuestra ignorancia.
Seguimos remontado el río, ahora por su margen izquierda. Nos alegramos del caudal que trae, pues dónde el año pasado no se veía ni un “charquito”, y este año se ve una riada.
Escuchamos el ruido de una especie de cascada, pero no es tal, sino el sonido de una antigua represa construida para extraer agua con un motor, seguramente con destino al riego agrícola, cosa que imaginamos porque aún se conserva la caseta medio derruida y la antigua canalización. En cualquier caso disfrutamos de lo lindo haciéndonos fotos y aquí paramos para tomar nuestro bocata, que ya hay hambre y los caballeros lo solicitan continuamente.
Cargadas las pilas, el astro que nos da la vida, sigue en todo lo alto y las pocas nubes que en el cielo están se apartan y dejan pasar la luz que calienta las espaldas de los caminantes, haciendo una reverencia de respeto y admiración a estos ilusos, que como Don Quijote, pretenden un mundo mejor, empezando por la naturaleza.
Por eso se quedan petrificados cuando se aproxima un ruido lejano, que cada vez se hace más intenso y comprueban el salvajismo del progreso en forma de extracción de áridos, con unas enormes máquinas que arrasan todo y en unos minutos pueden cambiar la fisonomía de un paisaje.
El terreno se hace resbaladizo y el primero en comprobarlo es el caballero Frank que da con sus huesos en el suelo. Queda bautizado como el Niño del Resbalón. Maltrecho queda, pero como acostumbrado está a la dureza de la vida, sigue impertérrito la caminata sin una queja y aguanta con gallardía las bromas y chanzas que el resto le lanzan constantemente.
Pasando al lado de la laguna de El Raso, llega el grupo a Velilla de San Antonio. A la entrada reza un cartel: Velilla es tuya, cuídala y disfrútala. Eso haremos Sr. Alcalde, sobre todo cuidarla, como esperamos de Vd. y todos los ediles de España;  que en adelante eviten la especulación que tanto daño ha hecho y podamos disfrutar todos de ciudades y pueblos tan bien planificados como Velilla o eso nos parece, pues somos ignorantes en urbanismo.
Foto frente al ayuntamiento. Una joven y bonita madre se nos ofrece a hacerla; se lo agradecemos. Seguimos por la calle del Río, nos desviamos hacia la derecha para pasar por la puerta de la Parroquia de San Sebastián Mártir y de nuevo por la calle del río hasta el campo.
Aquí el viento azota con fuerza y lo que es una laguna parece un mar muy bravo por el efecto del mismo en la superficie del agua. De todos modos es un espectáculo y alguno piensa que se puede practicar surf. Pues nada, ¡ánimo y al toro!, como los buenos lidiadores.
El frío es intenso y la sensación de baja temperatura aún mayor. El grupo se va dispersando poco a poco en parejas que van acomodando su andar a las circunstancias adversas que provoca la ventolera y al mismo tiempo, las botas se cargan del barro de la vega, de tal manera que el que suscribe, el Caballero Tomás, da con su humanidad por los suelos en dos ocasiones. Nada de importancia, (ya veremos cómo me bautizan por la caída), solo un dedo maltrecho, el codo desollado…las posaderas moradas y el “cachondeo” correspondiente que se aguanta con gallardía.
Por la Laguna El Bosque, las tierras del Conde y las Tierras del Terrible, nos acercamos a Mejorada del Campo, habiendo dejado a nuestra izquierda, al otro lado del río, el Santuario del Cristo de Rivas, y también “los cortados”  que ha hecho la naturaleza a lo largo de siglos y cómo ha ido depositando sedimentos en capas que con la erosión van quedando al descubierto. Fantástico espectáculo.
En una plazoleta frente a la Parroquia de la Natividad de Nuestra Señora, damos por finalizada la ruta y hacemos los ejercicios de relajación correspondientes, esta vez dirigidos por el caballero Frank, que tantas veces hemos notado su ausencia por motivos de salud. Bien que nos vino.
Ruta muy bonita para cualquier época del año, porque se puede disfrutar de la vegetación ribereña y ver la gran cantidad de aves que hay por esta zona.


Toponimia: Parque Regional del Sureste, Laguna del Campillo, Soto del Rincón, Río Jarama, Camino de Arganda, Lagunas de Rivas, Lagunas del Raso, El Bosque, Tierras del Conde, Tierras del Terrible.


Transporte utilizado: Salida desde la estación de Metro de Rivas Vaciamadrid y la vuelta la hacemos desde Mejorada del Campo en el autobús 282 o 285 que nos dejará en la estación de Renfe de San Fernando de Henares.


Época recomendada: Primavera, Otoño, Invierno.
                                                     

Nivel de dificultad:   Media 

Distancia: 19,8 km
Tiempo Total: 4h 49'
Tiempo en Movimiento: 4h 12'
Tiempo Parado:  37'
Velocidad Media Total:  4.1 km/h
Velocidad Media Movimiento:  4.7 km/h
Indice IBP Index:  55


Elevation Profile
                                                         Distancia:  - 19,8 km.

                                   Elevación mínima: 518 metros máxima: 573 metros
                                   Subida: 90 metros Bajada: 62 metros







Caballeros Asistentes: Antonio, Tomás, Fermín, Frank, Manolo, Amador, Julian.



Galería de fotos








Vídeo de la ruta




Direcciones de interés

Parque Regional del Sureste


Descargar Track ruta