lunes, 18 de julio de 2016

Rascafría a Peñalara por Puerto del Reventón y bajada por Senda del Río de la Angostura PR-M 25

Mapa de la ruta



Powered by Wikiloc

Comentario

Voy a narrar una gran ruta. Hace mucho tiempo, cuando yo iba a la zona de Las Presillas en Rascafría a bañarme. Veía altiva a esa gran montaña Peñalara. Me decía, cómo sería subir desde aquí abajo, qué gran aventura y esfuerzo supondría. Así que me prepare, para tan ardua tarea. No elegí precisamente el mejor día, pues había alerta por altas temperaturas. Aún así y con falta de entrenamiento de cargar tanto peso a la espalda, inicie la subida. 



Primer día





La ruta comienza justo en la plaza donde está la parada del bus 194. Hay una fuente donde poder tomar agua. Salí un poco tarde, sobre las 12:30 de la mañana. El calor se notaba de lo lindo, apretaba mucho. Llevaba unos 15 kilos a la espalda. Cosa que notaría muchísimo en la subida. Había que ir con bastante reserva de agua. Llevaba unos 4.5 litros. Comienzo la subida, pasando por un helipuerto y la piscina municipal. Que envidia sana me daba, con la que llevaba encima. En fin, yo quería subir y es lo que había. Cruzó una puerta, donde ya veo las marcas del Sendero de Pequeño Recorrido PR-M 10. Este sendero te lleva hasta el mismo Puerto del Reventón. Hasta la siguiente puerta que te da acceso a un bonito bosque de robles, tocaba solanera.

Una vez dentro del bosque, se nota un poco el frescor, aunque el peso no te lo quita nadie. Cruzo otra puerta que da acceso al Parque Nacional del Guadarrama. Ahora hemos abandonado el bosque de Robles por el Pinar. En esta zona, se encuentra El Carro del Diablo. Son formaciones rocosas curiosas. También tienes unas bonitas vistas. 





Continuamos por el pinar, hasta ver un monolito "Puerta del Reventón", así lo dice en él. Está en un cruce con una pista, seguimos por la que tenemos justo enfrente en subida.





Ahora la pista de subida es cómoda, con un desnivel de subida muy constante. Te deja ver bastante espacio abierto. Pues los pinos no te dan mucha sombra y comienzan a escasear. Paso por otro pequeño mirador, donde paro y aprovecho para descansar. 





Comienza un zigzagueo, que hace ir ganando altura. Estoy bebiendo bastante, pues el calor no da tregua. Paso junto al Arroyo de de la Redonda en una curva. Me acerco a él, para rellenar de agua la cantimplora. Es un pequeño manantial, pero no es una zona con mucha agua la que me queda por delante. Así que hay que aprovechar.





Un poco más arriba, también está la posibilidad de tomar agua, en el Arroyo de Santa María. Voy notando mucho el peso de la mochila y me hace parar cada dos por tres. Ahora queda el último repecho duro, para llegar al Reventón. Se hace pesado y duro. Nada de sombra. Después de mas de tres horas, consigo llegar al Puerto del Reventón. Una verdadera paliza, estoy agotado. Tiro como puedo la mochila, junto al muro y me tiró al suelo. Hay que recuperarse un buen rato y comer algo pues ya es hora.





A este mismo lugar llegue con el Club de Nucaban, haciendo esta ruta 125 Nucaban: Rascafría a La Granja de San Ildefonso ( 7ª Etapa Camino de Santiago Complutense Alcalaíno) . Al otro lado estas en Segovia. En este punto abandonaremos la compañía del sendero PR-M 10 y tomaremos el PR-M 32. Eso sí, una hora menos y con mucho menos calor y peso. Intento comer un poco, no me entra casi nada. Llevaba un poco de gazpacho, que había congelado. Esta fue mi perdición, fue tomar unos tragos y notar como mi estómago explotaba. Comencé a sentirme sin fuerzas y con sudor frío. Espere un rato, por si mi tripa se relajaba, pero nada de nada. Asi que comence a subir los pequeños cerros que se aproximan a Peñalara muy despacio. En el primer cerro que subes hacia la izquierda existen un montón de fortines de la Guerra Civil. Hoy en día prácticamente en ruinas. 





La siguiente cota, Espartales del Morete. Era increíble, no aguantaba más de 500 metros, sin tener que parar. No tenía ni pizca de fuerzas. Fue en el siguiente cima, Los Altos de los Poyales. Donde al final, tuve que aliviar un poco al estómago, porque aquello era imposible. No cuento los detalles, pero os lo imaginareis. La verdad que fue un acierto, comencé a sentirme algo mejor. Aún no las tenía todas conmigo. Y estuve a punto de abortar la subida a Peñalara y descansar en cualquier lugar de ese cordal, si no, conseguia llegar a la Laguna de los Pajarós. Iba cayendo el atardecer y notaba que mis pasos eran muy cortos y necesitaba parar cada dos por tres. Rebase el Cerro Claveles y baje al Collado de Quebrantaherraduras o Puerto de los Neveros. Hice un buen descanso, intentando coger fuerzas para subir la última loma que me dejaría en la Laguna de los Pájaros. 







Al fin y tras subir esta loma, paso a paso conseguí llegar a la Laguna de los Pájaros. Según venía, había decidido abandonar la subida a Peñalara y quedarme a hacer el vivac aquí. 








Pare, me quite el peso de encima, me descalce y remoje mis pies. Vi como comenzaban a subir una pareja de chavales hacia el Risco de los Claveles. Y por curiosidad, tome el tiempo de su subida, una media hora. Yo comenzaba a sentirme con mas fuerzas y mejorando. Me dije, aunque tardará una hora, aún llegaría de dia a la cima. Mi cuerpo me decía, intentalo que te ayudare en todo lo que pueda. Mi cabeza me respondía, intenta esta meta, a saber, cuándo puedes volver a intentarlo. Siempre te quedarás con ese mal sabor de boca, de no haberlo hecho. 





Me notaba más fuerte y la espalda no se quejaba del peso. Veía como poco a poco iba dejando la Laguna de los Pájaros a  mis pies. El terreno se convertía en un poco mas escabroso, con mucha roca. 





Ya empezaba a dibujarse el Risco de los Claveles delante de mí. Tendría que ir por un lateral, hasta que en un momento determinado habría que subir a él. Iba también que ya no notaba tanto el esfuerzo.






Ya solo me quedaba superar, la zona de grandes piedras que separan a este Risco de la Cima de Peñalara. Cuando recuerdos me trae el pasar por aquí. Cuando era un chaval, me trajeron hasta Peñalara y luego dijeron de ir al Risco. Lo pase fatal, veía como me podría despeñar hacia Madrid o hacia Segovia. Ahora después de mucho tiempo, lo veo de manera muy distinta.





Al fin consegui mi gran meta, después de mas de 8 horas. Me encontré a una joven pareja, que estaban disfrutando de la puesta del sol. Aproveche para me hicieran alguna foto. 






Descanse un buen rato, mirando el atardecer. Que de esta cumbre es todo un espectaculo.




 Me puse a preparar el lugar donde me quedaría a pasar la noche. Justo al lado del Vértice Geodésico, hay un circulo hecho de piedras muy bien preparado para resguardarse y poder dormir. Gracias a todos los que lo realizaron. 






La noche se presentaba muy ventosa, estuvo toda la noche soplando de lo lindo. Eso sí, me acompaño la luna en mis dulces sueños, en esta maravillosa cumbre. 




Segundo día


La mañana, se presentaba igual que la noche. En la que no dejó de soplar. Como estamos en plena ola de calor, no pase realmente frío en la cumbre. Me dispuse a recoger el saco de dormir y preparar la mochila. Estaba esperando a que llegase el amanecer. Me puse a hacer algunas fotos de tal acontecimiento. Cuando me doy cuenta, de que vienen dos compañeros a disfrutar igualmente de tan bello espectaculo. Así que los tres, quedamos ensimismados al amanecer. 






Me comentaron que querían ver la Laguna Grande de Peñalara. Les dije que yo iba en esa misma dirección. Así que recogimos todo, y comenzamos a descender de la cumbre. Que bonita y soñada noche he pasado junto a ti Peñalara. Bajamos en una zona, que nos permitía tener una visión de la Laguna y un bonito mirador. 



Ahora delante de nosotros, según íbamos bajando, teníamos a La Bola del Mundo y Los Siete Picos. Llegamos al cruce, donde ellos se irían a la Laguna Grande pasando por el Refugio Zabala. Yo me quedé con ganas la verdad. Pero mi estomago me estaba pidiendo ya de comer. Y ese rodeo, me haría llegar tarde al Puerto de Cotos. Me despedí de ellos, hasta otra ocasión que nos veamos en las montañas. 





En  esta zona, las zetas son mas pronunciadas. Te hacen perder rápidamente altura. Llego al Mirador de la Gitana, y a una caseta donde se encuentra la senda, que te lleva a la Laguna Grande. A los pocos metros se encuentra la fuente de Cubeiro, estaba seca. Sigo bajando y veo al fin el Puerto de Cotos. Paso por el centro de información del Parque Nacional de Guadarrama. Llegó a una fuente donde repongo líquidos.










Me bajo a la estación de Renfe de Cotos, deseando desayunar. Porque a mi personalmente me gusta mas que la Venta Marcelino. Pero mi gozo en un pozo, sigue cerrado y son ya las 10 de la mañana. Así que subo de nuevo y desayuno en Venta Marcelino. Después de un buen desayuno y de reponer energías. Tomo la carretera que va hacia la estación de esquí de Valdesqui. Y a unos 500 metros me desvío a la izquierda. Veo una barrera y los indicadores de los Senderos PR-M 25 y 27, a su vez también con las sendas del Parque RV1 RV9. El sendero que me acompañara hasta el final será el PR-M 25. Pasamos junto al Refugio del Pingarrón CERRADO, PARA NO PERDER LA COSTUMBRE EN LA COMUNIDAD DE MADRID.




Bajamos hasta llegar a una pasarela, que cruza el Arroyo de las Guarramillas. Me fijo que en el otro lado hay una pequeña cascada. En otra ocasión pasaré a verla.




Ahora comenzamos a subir un poco. Las piernas se resienten un poco. Llevo mejor el peso de la mochila y no paro tan a menudo. Miro a mi izquierda de vez en cuando, cuando entre los pinos se deja ver Peñalara. 





Y delante de mí, están otros dos colosos. Las Cabezas de Hierro, que siguiendo esta ruta me llevaron allí Puerto de Cotos, Cabezas de Hierro, Loma del Noruego 





Llegamos a un cruce, en el que el sendero PR-M 27 se dirige a las Cabezas de Hierro. Nosotros nos vamos a la izquierda en bajada siguiendo nuestro PR-M 25.





Ahora pasaremos varias pasarelas de madera, sobre el Arroyo de las Cerradillas. Este terminará uniendo sus aguas al Arroyo de la Angostura. Es muy bonita esta senda, estamos en medio de un hermoso bosque. A veces salpicado de floridas mimosas. 




En un punto nos abandona una de las rutas del Parque la RV9, que sube de nuevo hacia el Puerto de Cotos. Sigue de frente con nosotros la RV1. La pista no deja de descender y descender. Tiene que ir perdiendo altura. Abandonaremos la hermosa pista por nuestra derecha, pasando por una pasarela de madera el Arroyo de la Angostura. En esta zona, vemos al fondo el curso del arroyo. Es mas frondosa esta senda y el piso más agradable. Estamos ya cruzando el Puente de la Angostura. Seguimos hasta llegar un punto donde abandonamos de nuevo la pista. Es un giro muy cerrado a la derecha, para acercarnos al Río Lozoya el cual habrá que vadear de piedra en piedra. Dependiendo de la época del año que sea.  Justamente en este punto también pasa una ruta del Club de Nucaban  090 Nucaban: Puerto de Cotos a las Presillas Rascafría por el Monumento al Guarda Forestal . La pequeña senda por la que transitamos nos da mucho más frescor. Estamos llegando al embalse que forma parte de la Isla. Veo gente disfrutando de un baño veraniego. 



A ya me queda poco para darme el mio en Las Presillas. Pasamos junto a los restos de una antigua fábrica de luz. Ahora nos abandonan los pinares y pasamos a los robles. Se nota la hora del día y el calor comienza a hacer de las suyas. Ya estoy deseando llegar. Los pies comienzan a sentir el esfuerzo y alguna que otra rozadura, se están formando. Paso junto a un cruce de caminos. Por el cual se puede ir a las Cascadas del Purgatorio un lugar precioso como en esta ruta Cascada del Purgatorio . Ya estamos entrando a las Piscinas Naturales de Las Presillas, son ya las 14:00. Y lo primero que hago es irme directamente al kiosko a tomarme una cocacola bien fria ummmm. Como me sentó por dios. Y luego otra mas tarde para comer. 





Después de un merecidísimo descanso y de llevar ya 40 km. Me di un buen baño, para bajar las calorías del cuerpo. Sin ganas, recojo todo y me dispongo a hacer los últimos 3 km que me quedan hasta Rascafría. Llegó a la altura del Monasterio del Paular, al Puente del Perdón. Y justo antes de cruzarlo a la derecha, vemos una puerta y un camino. Se trata del Camino Natural Valle del Lozoya. Recorre todo este valle. 






Ya queda muy poco, recorro este camino que me deja a la entrada del pueblo. Cruzo por sus calles y llego a mi punto de salida. Toda una proeza hecha realidad. Deseo que disfruteis de la ruta.


Época recomendada: Primavera, Verano, Otoño, Invierno.



Transporte: Se puede llegar en el autobús 194, que sale desde el intercambiador de Plaza Castilla y te deja justo en el inicio de la ruta.


Galería de fotos








Vídeo de la ruta



2016-07-18 Rascafría subida a Peñalara from antonio on Vimeo.






Nivel de dificultad:  Muy dura

Distancia:  44, 4 km
Desnivel +  1770 metros    Desnivel -  1784 metros
Tiempo total: 28h 06'
Tiempo en movimiento:  11h 27'
Tiempo parado:  16' 39'
Velocidad media total:  1,58 km/h
Velocidad media en movimiento:  3,88 km/h
Ritmo medio total por km:  38:33 min/km
Ritmo medio en movimiento por km:  14:52 min/km
Índice IBP Index:  193    Informe





Descargar Track ruta GPX aquí