miércoles, 27 de enero de 2016

119 Nucaban: Pelayos de la Presa, Cuerda de la Parada, Río Cofio y Senda del Yelmo

Mapa de la ruta







Comentario

Se dan cita los Nuevos Caballeros Andantes en el aparcamiento del Mesón del Puerto en la orilla de la M-501, cerca del Alberche. Es un día frio de invierno y la niebla hace que la visibilidad sea reducida y lo peor es que nos acompañará a lo largo de casi todo el recorrido impidiéndonos disfrutar de las vistas maravillosas que nos presumíamos.

Tras calentar nuestros estómagos con un café que nos sirvieron muy amablemente en el mesón, nos encaminamos por una senda de tierra que discurre paralela a la M-501. Giramos a la izquierda y empezamos una subida permanente aunque muy suave. Andamos unos metros en paralelo al arroyo del Valle Lorenzo que debido a la sequía de este año baja sin agua. Cruzamos un paso canadiense y vemos escrito en una piedra que vamos por un ramal del GR-10, que por aquí toma dos bifurcaciones. Seguimos avanzando hasta una bifurcación que tomamos a la derecha. Aquí el GR-10 sigue por los dos caminos, izquierda y derecha. A nuestra derecha ha quedado la Majada de la Ulaga, Las Pilillas y nos acercamos a la Cuerda de la Parada. Coronamos y seguimos hacia adelante, para tomar un camino a nuestra izquierda una vez pasada una valla. El descenso por un corta fuegos es vertiginoso hasta un cruce de caminos en V. Nosotros cogeremos a la izquierda por la senda del Yelmo. En este punto confluyen dos tramos del GR-10. Seguimos descendiendo poco a poco y al llegar al Arroyo del Pinar dejamos la senda del Yelmo y continuamos en dirección al río Cofio. Una breve charla con los forestales que estaban en plena faena limpiando de maleza una parte del monte y quitando los árboles enfermos o que han sido medio derribados por el viento. Buena labor la de estos profesionales para evitar incendios en verano. Esto es lo que reclamamos constantemente desde aquí y deseamos que cunda el ejemplo, pero lamentablemente ospechamos que esto es la excepción.

Los aventureros andarines siguen con su infatigable misión muy bien guiados en esta ocasión por el caballero Román que con su iniciativa está haciendo las delicias de todos, aunque el goce nos sea pleno debido a la niebla, pero ahí quedan el Risco Luisillo y el Pinarejo. Desde el río retornamos por un camino alternativo que habíamos visto en el descenso y mereció la pena hacerlo porque nos permite conocer otra alternativa hasta de nuevo encontrar la senda del Yelmo. A medida que avanzamos la niebla se levanta como si fuera una enamorada que se desviste ante su pareja dejando ver sus encantos naturales. Ahí están La Cruz del Quejidillo y el Cerro de San Esteban, El Pantano de San Juan, muy escaso de agua, y al otro lado El Oso, Las Cabreras… Desechamos bajar al área recreativa porque se nos haría la ruta demasiado larga y optamos por seguir adelante y saludamos al Cerro de San Lorenzo y al Cerro del Yelmo a ambos lados del camino. El mirador nos permite deleitarnos con las vistas que hay en el entorno.

Regresamos y retomamos el camino anterior porque los caciques siguen existiendo en nuestra España actual aunque con nombres distintos. Antes eran los señores marqueses, como así los relata fielmente don Miguel Delibes en su maravilloso libro Los Santos Inocentes y otros muchos escritores. Ahora se llaman empresas privadas, no son marqueses, que reinan a su antojo con la aquiescencia de unos políticos corruptos de ahora y de antes. En su día Unión Fenosa construyo una central eléctrica y cortó todo acceso al río desde la carretera hasta la presa. Para ellos no hay cinco metros de lecho del río ni nada que se le parezca. Estos son los nuevos caciques….las petroleras, eléctricas o de comunicación, da igual, los amos de la finca llamada España. Ya solo nos queda un paseo hasta el punto de llegada. El camino serpentea en suave bajada por la casilla de los forestales hasta coincidir unos metros con el de ida.

Precioso recorrido por unos parajes deliciosos para la vista y el olfato. La tranquila serenidad del monte nos reconforta el espíritu y la caminata nos tonifica el cuerpo.



Época recomendada: Primavera, Verano, Otoño, Invierno.



Transporte: Salimos desde el intercambiador de Príncipe Pío, donde tomamos el autobús 551, que nos para el Mesón el Puerto, junto a la presa del Embalse de San Juan en Pelayos de la Presa. La vuelta la hacemos desde el mismo autobús.


Galería de fotos








Vídeo de la ruta








Caballeros participantes: Tomás, Miguel, Fermín, Frank, Amador, Román.


Nivel de dificultad:  Media

Distancia:  18,5 km
Tiempo total:  5h 41'
Tiempo en movimiento:  4h 55'
Tiempo parado:  45'
Velocidad media total:  3,26 km/h
Velocidad media en movimiento:  3,76 km/h
Ritmo medio total por km:  19:41 min/km
Ritmo medio en movimiento por km:  14:44 min/km
Indice IBP Index:  74





Otras rutas de interés por la zona 

 - Pelayos de la Presa a Presa de Picadas ida por sus Cerros y vuelta por la Vía Verde del Alberche 
- Pelayos de la Presa Vía Verde del Alberche y subida al Cerro San Esteban


 

Descargar Track ruta GPX aquí