miércoles, 8 de mayo de 2013

069 Nucaban: Torrelaguna - Redueña - La Cabrera

Mapa de la ruta




Comentario

(RUTA ROCINANTE)


Esta ruta en principio tenía pensado dedicársela a la sobrina de Don Quijote, que tanto veló por la buena salud de su tío. Pero por las características de la misma he decidido cambiar el nombre y dedicarla a Rocinante. Es una ruta dura y noble, hecha para personas con un corazón fuerte y una férrea voluntad de llegar al punto de destino sin mirar su dureza. Al igual que Rocinante que aguantaba todo lo que su dueño y señor quería, aunque fueran los mayores desafueros que jamás se hayan conocido.
Comenzamos de buena mañana en Torrelaguna, todos los caballeros con buen ánimo y predisposición pues la caminata se suponía interesante.
El punto de partida era la puerta de la Iglesia Parroquial de Torrelaguna y salimos al campo por la calle Majalina, pasamos por la puerta de la ermita de San Sebastián dejando una fuente a la izquierda. Iniciamos la ya conocida subida, pues coincide este tramo con la Circular que hicimos anteriormente, hacia el Sifón de Matachivos, para seguir por la Vía Pecuaria.
Llegamos a la M-131, que cruzamos en dirección a la Atalaya de Arrebatacapas, que fue en su día puesto de vigía de los sarracenos que controlaban los movimientos de las huestes cristianas que se movían por esta zona que fue frontera durante muchos años.
Para acceder al torreón, (en el que sería confirmado caballero de esta cofradía quien los es de nacimiento porque en el apellido lo lleva marcado: CABALLERO), no dudamos en atravesar una alambrada, aunque hay alternativa.
Iniciamos la tremenda bajada, si alguien tiene vértigo mejor que no lo haga por camino marcado y se vaya por uno alternativo, y a mitad de la misma encontramos un camino que llega por la derecha. Vamos a encontrarnos con el arroyo de San Vicente en la zona del Cuchillar. Precioso lugar por las formas caprichosas que tienen las rocas esculpidas por la erosión.
Seguimos el curso del arroyo por la margen derecha observando cómo se aprovechan las tierras de cultivo, que a buen seguro, proporcionan a sus dueños buenas verduras y hortalizas de todo tipo.
Tropezamos con la M-124 a la altura del km. 5. Cruzamos y tomamos el camino de la izquierda, despreciando el que sale enfrente y que las señales nos indican que es el Camino de Santiago.
Tras una ligera subida, vemos Redueña al fondo. Aquí el camino se hace monótono y poco atractivo, en comparación con lo anterior y lo que queda por andar. Llegamos al cementerio de Redueña con su cruz gótica en la entrada y un poco más adelante pastorea una manada de vacas que, como de costumbre, sirve para que los caballeros hagan todo tipo de bromas al respecto de los cornúpetas.
El grupo pasa compacto por la puerta de la Iglesia Parroquial de San Pedro Advíncula y por la calle mayor alcanzan de nuevo el campo. Es una Vía Pecuaria que poco a poco nos llevará a unas antenas de telecomunicaciones que se ven en el cerro.
El camino se endurece y el grupo se estira, cada cual a su ritmo, la cuesta es empinada y no valen esfuerzos inútiles que te pueden hacer pagar caro lo que resta de camino. Los caballeros van alcanzando la cima poco a poco y sin resuello, se toma agua y no se para ni para observar detenidamente la belleza de una sierra de Madrid tapizada de blanco puro. Lástima no poseer el dominio del lenguaje que tienen escritores como Sánchez Montero, Falcones, Gala o  Narla, por citar algunos de entre muchos que son, han sido y serán. Capaces de pintar un cuadro, como el que podemos ver desde nos encontramos, con unas cuantas palabras y que puedes trasportarte a los más bellos parajes, aunque jamás hayas estado allí. Nos olvidamos de tanto aprendiz de plumilla que pulula por esta España de mediocres.
Sin dejar de caminar seguimos observando las distintas fotos que a cada momento nos ofrece la sierra y llegamos a la carretera que cruzaremos para tomar la Vía Pecuaria hasta el punto de destino que está próximo.
Ruta preciosa y dura, pero con la nobleza de la tierra castellana que nunca te regala nada pero que tampoco te quita. Recomendable a todo el mundo, pero siempre con el lema del buen caminante: Empieza como un viejo para terminar como un niño.


Toponimia: Iglesia de Santa María de Magdalena, Ermita de San Sebastián, Arroyo de Matachivos, M-131, Atalaya de Arrebatacapas, La Lobera, Arroyo de San Vicente, Las Cuchilleras, GR 10, Sifón de San Vicente, Camino del Berrueco, Las Viñas, Redueña, Cordel del Enebral, Camino de la Cabrera, Camino de Redueña, Alto de Valgallegos, Cerro Navajuelo, A-1, Carro Quebrado.

Transporte utilizado: Tomamos el autobús 197 desde la estación de Metro Hospital Infanta Sofía en San Sebastián de los Reyes y la vuelta la haremos en cualquiera de los autobuses que nos deja en la estación de Metro Hospital Infanta Sofía.


http://www.redtransporte.com/img/transporte/madrid/autobuses-interurbanos/horario-ida-197-madrid-torrelaguna-uceda-autobuses-interurbanos.jpg



Época recomendada: Primavera, Otoño, Invierno.                                  


Nivel de dificultad:  Media  

Distancia: 17,51 km
Tiempo Total: 5h 10'
Tiempo en Movimiento: 4h 06'
Tiempo Parado: 1h 04'
Velocidad Media Total: 3,4 km/h
Velocidad Media Movimiento: 4,3 km/h
Desnivel + : 576 metros   Desnivel - : 263 metros
Indice IBP Index:  65

Elevation Profile






Caballeros Asistentes: Antonio, Tomás, Manolo, Frank, Amador, Julian, Carmelo.


Galería de fotos






Vídeo de la ruta





Descargar Track ruta