jueves, 2 de junio de 2016

126 Nucaban: La Granja de San Ildefonso a Segovia ( 8ª Etapa Camino de Santiago Complutense Alcalaíno)

Mapa de la ruta



Powered by Wikiloc


Comentario



Cumplidas quedan ya las dos etapas anteriores con subida y bajada de los puertos de La Morcuera y El Reventón respectivamente. Hoy nos disponemos a llegar a Segovia en una etapa que los ciclistas llaman de recuperación, tras haber superado dos gigantes de la sierra de Madrid.

Nos reunimos los caballeros que son hoy de la partida en las cercanías de la oficina de turismo de la villa de La Granja de San Ildefonso, recordando a los ausentes, dedicamos esta caminata a las madres en general y a las nuestras en particular, las que aún están y las que se fueron.



Seguimos sin tener noticias de alguna señal que nos indique que estamos en el buen camino para llegar a Santiago de Compostela, ganar el jubileo y rendir culto al Apóstol, suponiendo que seamos creyentes. Pero nada de nada, aunque seguiremos buscando.

Por la plaza de Isabel de Borbón y calle Alameda llegamos a la carretera de Segovia y caminamos por un lateral de tierra hasta encontrarnos con la presa del Pontón Alto en el río Eresma.



Hacemos un alto en nuestro caminar para deleitarnos con la hermosura del Sistema Central en su vertiente segoviana: El Reventón, el Macizo de Peñalara, Siete Picos, el Montón de Trigo o la Mujer Muerta entre otros, son muestra de su majestuosidad en esta hermosa mañana de primavera.

Rodeamos el embalse hasta el muro de contención para contemplar el bello espectáculo de los aliviaderos soltando agua, semejante al enorme gigante aliviando su vejiga, aunque lo que suelta es agua pulverizada pura y cristalina, para que nuestro fotógrafo Amador haga preciosas instantáneas que se pueden contemplar en nuestros archivos.





Tomamos el Camino de la Presa del Pontón Alto o Senda del Eresma y cruzamos al otro lado, (seguimos buscando las indicaciones del Camino de Santiago). Por debajo de la presa hay un puentecito por donde pasa la Cañada Real Soriana o de las Merinas, por donde en su día pasaban enormes rebaños y hoy se conserva gracias al empeño de muchos y entre ellos el grupo senderista NUCABAN. Es el GR-88.

Un ligero tentempié escuchando el ruido del agua al caer y retomamos nuestro caminar por la margen derecha del río Eresma disfrutando de una vegetación frondosa, escuchando como el agua se aleja juguetona de su cárcel, como si disfrutara de la libertad que nunca debió perder, pero que lo hizo gustosa para que los humanos puedan saciar sus sed en épocas de escasez y que tan mal se lo agradecemos.




Sin asomo de señales del Camino, seguimos confiando en que vamos bien y podamos llegar al menos a Segovia, cruzamos los arroyos del Muerto y Gamones. Paseamos por diversos pontones que hay para cruzar de margen y comprobamos que se hace piragüismo en este tramo del río por la presencia de barras verticales colgadas de cuerdas, que indican las puertas que los piragüistas deben pasar.



Encontramos una hermosa cascada al lado de las destilerías DYC por cuya puerta pasamos y continuamos camino sin entrar, ya que nuestra idea es llegar a Segovia y no quedarnos ninguno en el camino.



Desde aquí la ruta es monótona, por una carretera asfaltada que pone a prueba los pies de los andarines a pesar que no hace demasiado calor y el calzado el cómodo.

Cruzamos la SG-V-6126, carretera de Palazuelos y tomamos un tramo de camino hasta la SG-V-6122 por cuyo arcén caminaremos hasta Segovia.



Por la calle Padre Claret, dejamos a la derecha el colegio de los Cleretianos de donde salen a esta hora los chavales con una maravillosa algarabía, dando alegría a todo aquello que encuentran a su paso, incluido el acueducto, que empieza en su cercanía, se alegra de tanta animación y sus piedras muestran orgullosas su aspecto juvenil de más de dos mil años desafiando el paso del tiempo.



Seguimos buscando las señales del Camino de Santiago. El fotógrafo del grupo no se cansa de inmortalizar estos monumentos y los caballeros pasando a su lado.





Abatidos, desilusionados, con el corazón roto porque no sabemos si hemos hecho el Camino de Santiago por donde se debe o por otro alternativo, cuando despertamos del sopor y damos por cierto que estamos bien encaminados: ENCONTRAMOS UNA VIEIRA EN LA ENTRADA DE LA CALLE CERVANTES. Dimos gracias a todo el mundo especialmente a los mandamases por tanta magnanimidad y cuidado con los visitantes, aunque seamos pobres peregrinos y con semblante reflejando nuestra mejor sonrisa llegamos a la plaza Mayor por la calle Juan Bravo, insigne comunero que no comunista, aunque algunos se empeñen en lo contrario, y que dio su vida por unos ideales nobles y una causa derrotada por los poderosos, como siempre.




Con esta ruta dimos por cumplida la ilusión de unir la perla del Henares, (Alcalá), con la joya de Castilla, (Segovia).


Época recomendada: Primavera, Otoño, Invierno.



Transporte: Llegamos a Segovia en autobús y desde allí, tomamos un autobús hacia la Granja de San Ildefonso cuesta 1,40€. Salen cada 45 minutos desde la estación de autobuses de Segovia. La vuelta la hacemos en autobús a Madrid.


Galería de fotos





Video de la ruta:







Caballeros participantes: Antonio, Tomás, Miguel, Fermín, Amador, Román.

Nivel de dificultad:  Fácil

Distancia:  14, 1 km
Tiempo total:  4h 09'
Tiempo en movimiento:  3h 44'
Tiempo parado:  25'
Velocidad media total:  3,39 km/h
Velocidad media en movimiento:  3,44 km/h
Ritmo medio total por km:  17:43 min/km
Ritmo medio en movimiento por km:  13:40 min/km
Indice IBP Index:  37





Descargar Track ruta GPX aquí