martes, 25 de agosto de 2015

Cercedilla a Bola del Mundo con Vivac, subiendo por el Mirador de las Canchas en la Barranca y la vuelta la haremos por Siete Picos, Camino de Segovia y Puricelli.


Mapa de la ruta














Comentario

Una bonita ruta por el Parque Nacional de Guadarrama, es un poco larga, con el propósito de vivaquear en lo Alto de la Bola del Mundo. La comenzamos en la estación de renfe de Cercedilla, y de ahí nos iremos hacia la Barranca, para subir a la Bola del Mundo, donde dormiremos bajo las estrellas. Al día siguiente bajaremos al Puerto de Navacerrada para subir a Siete Picos y bajar hasta Cercedilla.



Primer día:

Salimos desde la estación de Cercedilla, tomando el GR-10 en dirección Navacerrada, cruzamos por el el pueblo para salir de él, por el Camino del Calvario. Después de las últimas urbanizaciones, vamos a abandonar el GR- 10, para tomar algún camino alternativo a él, pues este sube por una pista asfaltada que me gustaría evitar, casi antes de llegar a la carretera que sube al Puerto de Navacerrada conectamos con esta pista asfaltada. Una vez en la carretera principal, junto a un restaurante llamado la Fonda Real, me trae al recuerdo a un niño, que en un crudo invierno empapado por la lluvia, cuando en aquellos tiempos era más normal ver a los muchachos con sus mochilas montados en el tren, con dirección a lo desconocido, esa montaña que tanta alegría nos proporcionaba, donde esparcirnos, y que para algunos fue una bonita escuela de la vida, pues en dicho lugar este muchacho, no tuvo mucha suerte de poder calentarse, este muchacho es hoy en día, un gran amigo, Cruzamos con cuidado la carretera para seguir por un sendero, pasando una barrera, que nos va a ir subiendo poco a poco, pasamos junto a unas edificaciones La Casa Forestal de la Fonda, pasamos una barrera, ahora la pendiente se va a hacer mucho más dura, ya que casi no serpentea  por la montaña, para endulzar el desnivel, contactamos con una pista y al poco, me encuentro con la sorpresa de tener un pequeño mirador a mi derecha, desde el que puedo ver el pueblo de Navacerrada y a sus pies el embalse, un lugar que bien merece una parada, como yo hice,para almorzar, me di cuenta que en esta pista había una senda local marcada con color blanco y verde, no se desde donde viene, pero según fui observándola, sube por lo alto de las Cabrillas, un poco más arriba llegamos a los restos de lo que debió ser el Antiguo Sanatorio de Guadarrama, hoy en día no queda nada de él, quien diría que allí hubo algo, el tiempo hizo su trabajo, dejando en el olvido a aquel lugar, con la ayuda del hombre. Seguimos ahora por una buena pista, que nos llevara  a uno de esos bonitos miradores, con los que nos regala esta hermosa montaña, llamado Mirador de las Canchas, un sitio donde parar y contemplar tanta belleza junta. Estamos ahora en la Zona de la Barranca, un lugar muy concurrido por los montañeros, para subir hacia Bola del Mundo, Maliciosa u otros lugares. Nosotros tomaremos justamente en este lugar un sendero llamado de las tuberías, porque precisamente esta nos acompaña en el sendero. Nos hará ir subiendo por la Cuerda de Las Cabrillas, un lugar con picos puntiagudos y con mucho encanto.  Pasamos junto a La Peña Horcón, un poco más arriba llegamos al Collado de los Emburriaderos, continuamos subiendo, teniendo ya a nuestra derecha las vistas de la Bola del Mundo y la Maliciosa,  justo antes de llegar a lo alto de Las Cabrillas enlaza con nosotros el sendero PR-M 17 marcado con las señales blancas y amarillas. Lo seguiremos hasta llegar a lo alto de las Cabrillas. En este punto podemos ver delante de nosotros a la izquierda una pista amplia que nos llevara hasta el Puerto de Navacerrada, En esta pequeña pradera, hago mi segunda parada para almorzar, antes de bajar al Puerto, El descenso es cómodo y un rato ya estoy en la Cafetería de la Venta de Arias, donde me paro a tomar una cerveza bien fresca que me reponga un poco los líquidos perdidos en la subida, luego un café y a ver un poco la vuelta ciclista, antes de subir a la Bola. Ya casi son las 6 de la tarde y va siendo hora de ir subiendo, cruzo el paso de cebra y tomo la pista hormigonada que me ira haciendo ganar altura poco a poco, haciendo zigzag. Pasamos junto a los remontes mecánicos del telesilla en Dos Castillas, seguimos subiendo, ya vemos delante de nosotros, las imponentes antenas de color rojo y blanco, que nos están esperando. Ya hemos llegado a lo alto, jooo que lugar, que vistas, la mente y la vista descansan al dejarla perderse en la inmensidad del paisaje que tiene delante de ella. He llegado a muy buena hora, tengo un buen rato, antes de que se haga de noche, para poder disfrutar del lugar, con esa luz que poco a poco va desapareciendo por el horizonte de Abantos. Me rodean lugares tan simbólicos, como La Pedriza, La Barranca, Siete Picos, Los Montes de Valsain, Las Cabezas de Hierro y el Majestuoso Peñalara. Hay montañeros que disfrutan de los últimos rayos de sol, yo voy buscando un lugar apropiado para pasar la noche, algún lugar un poco protegido del viento y con buen piso. Comienzo a cenar antes de que anochezca completamente, el viento comienza a soplar y la temperatura a bajar, me tengo que poner la ropa que llevaba en la mochila de mas abrigo. Extiendo la esterilla y el Saco de dormir para tenerlo listo. Ya no hay nadie por estas alturas, la luna comienza a salir, mientras el sol, comienza a ocultarse, por la zona de la Mujer Muerta, todo un espectáculo, para mis ojos, te quedas embelesado mirándolo,  Casi es luna llena y me ayuda a poder caminar por la zona, el cielo comienza a estrellarse cada vez mas, se van asomando un poco mas las pequeñas estrellas. Me meto ya en el saco, que el frío se hace notar por el viento, hace unos 4 grados. Me cierro dentro de mi saco, y me quedo ensimismado mirando al cielo, mientras mis ojos comienzan a cerrarse poco a poco.




Segundo día:

Comienzo a sentir los primeros rayos de sol sobre mis ojos dormidos aún, hace una temperatura aún fresca y se hace uno, un poco perezoso a salir del Saco de dormir. Salgo y disfruto de este aire tan limpio a estas alturas, me desperezo y comienzo a levantar el campamento, pronto comenzaran a subir los primeros montañeros y montañeras a este lugar. Me preparo algo calentito, para no bajar con el estomago vacío. Ahora bajaré hacia el Puerto de Navacerrada, por la parte norte de la Bola del Mundo, una zona que desconocía y que en otra ruta anterior que hice desde el Puente de la Cantina en los Montes de Valsain, me enseñaron esta subida que me encanto. Ahora bajo haciendo pequeñas zetas, para salvar el desnivel. Casi en medio de las zetas, hay una pequeña fuente con agua fresca. Relleno la cantimplora y me lavo un poco la cara, con esa agua helada para despertarme. Seguimos bajando, ahora la pista baja con menos pendiente y te deja disfrutar de la zona. Ya os digo, es un lugar con mucho encanto. Llego hasta una barrera, que me separa de las Pistas de Esquí, bajo paralela a ella, hasta casi llegar al mismo Puerto de Navacerrada. Ahora toca tomar un buen desayuno, en los bares del puerto, que entre semana abren a las 8.30 de la mañana los festivos a las 8 . Después de haberme atracado la tripa, comienza la segunda jornada de ruta, que me llevará de nuevo a Cercedilla. Tomo la pista de asfalto a mi izquierda en dirección al Camino de Schmid, pero a escasos metros me desvío a mi izquierda, para subir por las pistas del Telégrafo. Veras una pequeña caseta y al lado un pequeño paso, y digo yo, tanto les molesta hacer un paso mejor, con la cantidad de gente que sube por este lugar. Comienzo a subir poco a poco, ya en lo alto, se ven los remontes, algunos de ellos, me hacen gracia, porque me recuerdan a una serie que yo veía de pequeño, de viajes espaciales a la luna, es que es casi idénticos jajaja, También por este lugar, por la llamada pista del Bosque a mi derecha, subí en otra ocasión desde el mismo Puente de la Cantina para disfrutar de los Siete Picos, así que, vuelvo a repetir. Después de pasar los remontes, vemos un sendero de pequeño recorrido PRM-8 con destino a la Senda de Herreros, que va por nuestra derecha, lo vamos a dejar ir separándose de nosotros, pues nosotros seguiremos de frente para poder contemplar a la Virgen de Las Nieves, una bonita figura, en un enclave precioso. Una pequeña parada junto a ella, pues tenemos mucho tiempo por delante para disfrutar. Nos despedimos de la Virgen, para alcanzar la Pradera de Siete Picos, donde volvemos a conectar con el anterior sendero, que vamos a abandonar definitivamente unos metros mas adelante, el se marcha por nuestra izquierda, por la Senda Herreros en ese camino que le llevara hacia la Pradera de Navarraluque, este sendero lo tome en cierta ocasión subiéndolo, era un día de niebla y con mucha nieve, y costaba ver las marcas. Nosotros vamos a comenzar a subir una pequeña ladera, con cierta pendiente, hay senderos varios, os aconsejo, tomad el que esta marcado por hitos, Gracias a todos/as que hacéis nuestro caminar más fácil, colocando dichas piedras. Una vez subimos, vemos al séptimo de los Siete Picos, que también es llamado Somontano con sus 2138 metros de altura, es el único que tiene un vértice geodésico. Se puede subir a él, si os apetece, yo subí, para disfrutar de sus vistas. Bajo y retomo el sendero que por todo lo alto de este cordel, me ira pasando por delante de los siguientes picos, en esta ocasión, no subiré ninguno más, hasta llegar al segundo, creo para mi,  es el que mas belleza tiene. Había preparado alguna ruta, solo para subir a él, porque lo merece, me recreo subido en él, veo a mis pies todo el Valle de La Fuenfría, todos los picos que lo rodean, como la Peñota, La Peña del Águila, otro lugar que para mi tiene magia, y que pronto iré a él, a vivaquear. Siguen la Peña del Oso y la Pinareja que forman parte de la Mujer Muerta, vaya rutita que me hice desde la Panera uffff, recuerdo el trozo desde La Peña del Oso a La Pinareja, por ese cuchillar de piedras,me hizo terminar reventado. Y dejo para otra ocasión realizar la ruta que tengo en mente la Transmoros. Seguimos girando nuestra cabeza, y vemos al bonito Montón de Trigo, rodeándonos por detrás tenemos Los Montes de Valsain, y a nuestros pies esta el primero de los Siete Picos, el único que tiene nombre, llamado Majalasna y al otro lado esta el Cerro Ventoso. Ahora y con un poco desgana abandono este lugar, para bajar por un pequeña senda con fuerte pendiente hasta el Pico Majalasna, en este punto coincido con la Senda de los Alevines,  me dirijo hacia Majalasna una pequeña trepada y ya estas en lo alto, me sorprenden mucho las vistas que tiene, miro hacia mi espalda y veo el roquedo que forma el segundo pico, desde donde he bajado, retomo la senda, que la tomare en dirección al Cerro Ventoso, una encrucijada de caminos y posibilidades de rutas. Yo voy a bajar en dirección a la carretera de la República, siguiendo el camino de Schmid, que al poco lo abandonamos a la derecha, por otro sendero el PR-M 7 para seguir en paralelos a la Carretera de la República hacia el Puerto de la Fuenfria. Ahora en este lugar, vemos que hay bastante gente, pues es un paso muy frecuentado por andarines, corredores como ciclistas, por aquí pasa el camino de Santiago, que baja por los Montes de Valsain hacia Segovia. Hago mi parada para comer, que el cuerpo ya me lo esta pidiendo y ya son horas. Si necesitáis agua, bajad un poco por la Senda de Cospes hacia la Fuente de la Fuenfría que esta muy cerca. A nuestra izquierda esta la Calzada Romana, vamos a seguir un poco más adelante para tomar el inicio del sendero PR-M 30 o Camino Viejo de Segovia. Descubrí también este sendero una vez, y es una verdadera delicia bajar por él, entras dentro del bosque que te va envolviendo, la bajada se hace suavemente, nos va deslizándonos por el Valle de la Fuenfria, pasamos junto a la Berceas y Casa  Cirilo, donde poder parar si fuera necesario a tomar algo, yo prosigo mi caminar, paso junto al Hospital de la Fuenfría. Digo adiós al PR-M 30 y tomo el Camino de Puricelli, marcado con pintura azul oscura en los arboles, otro preciso sendero. Ya casi estamos escuchando a lo lejos, el silbido de los trenes esperando nuestra llegada, sabiendo que hemos sido capaces de completar esta preciosa ruta en dos días, con una bonita noche en La Bola del Mundo. Bajamos una pequeña senda, a modo de entrada triunfal en la estación de Cercedilla, un Hurra por mi, Deseo que disfrutéis de la ruta.


Transporte utilizado: Vehículo propio, se puede realizar en transporte público, pues la comenzamos en la estación de Renfe de Cercedilla, donde terminaremos a la vuelta.


Época recomendada: Primavera, verano, otoño, invierno.


Galería de fotos







Nivel de dificultad    Dura 

Distancia:  38,7 km
Desnivel +    1800 metros     Desnivel -   1838 metros
Tiempo Total:  30 h 47'
Tiempo en Movimiento:  10 h 01'
Tiempo Parado:  20h 45'
Velocidad Media Total:  1,24 km/h
Velocidad Media Movimiento: 3,82 km/h
Indice IBP Index:  192





Descargar Track ruta GPX aquí