domingo, 19 de abril de 2015

San Agustín del Guadalix Ruta de los Caliches, del Río Guadalix al Río Jarama


Mapa de la ruta













Comentario

La ruta de hoy fue promovida por la comunidad, en el proyecto Cauce: Restauración de las Graveras "Los Caliches", "Los Sitios" y "Manjomar" en las riberas del río Jarama. Y como ocurre, en la mayoría de las ocasiones, se proyecto, se realizo y con el tiempo cayó en el olvido, dejaron su mantenimiento y señalización  a su suerte, por lo que en la actualidad es muy complicada hacerla. Yo he intentado ser lo más fiel posible, a los planos originales de la ruta. Es una bonita ruta, siempre me habían llamado mucho la atención estos campos ondulados. Nos acercará del río Guadalix hasta el río Jarama, atravesando cañadas, coladas y antiguos caminos.

La ruta comienza a la entrada del pueblo de San Agustín del Guadalix, en la primera rotonda de entrada a la localidad, vemos una escultura en el centro de la rotonda y una gran bandera, se puede venir en autobús, cuya parada está un poco más arriba, bajamos desde la rotonda hacia un túnel que nos permite el paso bajo la A-1 junto a un pequeño arroyo. A 1 km, vemos ante nosotros el río Guadalix, ahora viene un poco crecido, y no queda más remedio que quitarse las botas y remangarse los pantalones, me imagino que más avanzada la primavera, será más fácil de vadear, pero vamos , que no hay problema cruzas y te pones las botas de nuevo, con los pies recién lavados. Justo después de cruzar giramos a la izquierda para subir por la margen izquierda el río Guadalix, es un tramo muy tranquilo. Hay algún charco formado por las últimas lluvias que me obligan a rodearlo. De repente el bonito camino desaparece en la espesura, entro un poco, pero veo que es bastante complicado su avance, la naturaleza ha hecho su trabajo, ya que por falta de mantenimiento, no hay quien pase por ahí, este es el único tramo de la ruta con alguna dificultad de continuarlo. Me toca subir por la loma de mi izquierda hasta llegar a un campo labrado de cereales, saltar una pequeña alambrada, que por mala suerte que tuve, me tropecé, con el consiguiente siete en el pantalón, no tiene problemas pero yo me resbale. Seguimos unos 100 metros más o menos hasta que vemos a nuestra izquierda una bajada por el  cerro, se baja sin problemas, y ya estamos de nuevo en la ruta de los Caliches. Observo dos pasarelas que cruzan el río, nosotros continuamos subiendo, cruzamos un primer arroyo sin problemas y justo pasado el segundo arroyo llamado de la Fuente, hacemos un giro a nuestra derecha, para seguirlo por la Colada del Cerro. Iremos casi en paralelo a la A-1, nos encontraremos con el panel principal informativo de la ruta que estamos siguiendo, que fue el que me dio pie a realizar de nuevo esta ruta,  pasamos por la parte trasera de varios restaurantes, la pista es ancha, y pasan algunos vehículos.  Pasados los restaurantes,  haremos un giro a la derecha, vemos restos del panel informativo que hubo en sus tiempos, continuamos siguiendo la Colada del Cerro.  Después de una pequeña cuesta nos encontramos un desvío a la izquierda y aún seguimos en la misma Colada hasta llegar al Descansadero de Pajares del Cerro, vemos restos de antiguas viviendas, posiblemente de pastores, hoy solo quedan algunos muros y techos caídos. Por este mismo punto, pasaremos a la vuelta pero por otro camino, bajamos y vemos un abrevadero y fuente donde en sus tiempos se detenía el ganado a beber. Este camino nos dejara en la Cañada de Segoviela, la tomamos a nuestra izquierda, desde aquí hay unas bonitas vistas de los pueblos de la ribera del Jarama como Valdetorres del Jarama, justo delante de nosotros, a nuestros pies esta la Ermita de Nuestra Señora del Remolino y podemos divisar El Parque Forestal Los Caliches.


Proseguimos por la Cañada, vamos bajando hacia el Valle del Jarama acompañando al arroyo de la Casilla. Nos encontramos en un cruce de caminos, nos atraviesa en este lugar el antiguo Camino Viejo de Madrid,  nos dirigimos de frente un poco a la izquierda por el camino marcado de los Caliches. El terreno es un poco pedregoso, se notan las piedras rodadas del rio, vemos un pequeño mirador a nuestra izquierda, una subida rápida para tener una mejor visión del entorno, y ya hemos llegado a los Caliches, ahora es hora de perderse y disfrutar del entorno, un bonito sitio, me acerco hacia las orillas del río Jarama e intento ir lo más pegado a él, veo pequeñas lagunas donde descansan los patos, hay rocódromos, donde se nota que no viene mucha gente. También desgraciadamente, veo la mano del hombre, en un vertedero, donde la gente no tiene otro lugar que tirar las basuras, podrían tirarlas en su casa, y dispersarla por el comedor, pasillos y dormitorio, seguro que quedaría más bonito que aquí. Hay un pequeño sendero que va siguiendo el curso del río Jarama, ahora vamos por su margen derecha, siguiendo su discurrir, hay algunas pasarelas para atravesar los arroyos que vienen crecidos. La última pasarela esta medio escondida entre la maleza, me la pase la primera vez y cuando me encontré el arroyo y vi que estaba complicado vadearlo, mire atrás y allí estaba la pasarela, desande unos metros hacia atrás, hasta que vi el paso, cruce, y ya en este punto abandonaremos la compañía del río Jarama, ya volveremos pronto a verte. Subimos por un pequeño camino, teniendo pegados a nuestra derecha una valla. Según subimos por este sendero, vemos a nuestra derecha la Ermita de Nuestra Señora del Remolino, no me acerque, tal vez en otra ocasión lo haga. Llegamos a un cruce de caminos, nos viene perpendicular de nuevo el Camino Viejo de Madrid, lo cruzamos y giramos un poco a la izquierda para tomar el Camino de las Suertes, pasamos junto a parcelas y campos. Este Camino muere en la Colada de la Huelga del Tarahal, que nos va a conectar en su cima de nuevo con la Cañada de Segoviela, la subida es constante y se hace pesada, el calor ya comienza a apretar y el sudor resbala por mi frente. Una vez arriba, vemos a lo lejos de nuevo el Descansadero de Pajares del Cerro, en esta ocasión llegamos por otro camino y  en cuanto llegamos a él, giramos a nuestra izquierda para llegar al río Guadalix por otro camino diferente, esta vez por la Colada Portillo. Y bueno como la vez anterior, hubo que volver a descalzarse para cruzar el río, ahora con más calor apetecía más. Ya nos queda muy poco para volver, vemos el túnel bajo la A-1, lo cruzamos y ya estamos en la rotonda donde iniciamos nuestra aventura, realizar de nuevo aquel sendero marcado, que se quería perder en los cajones de la historia. Disfrutad de la ruta.


Transporte utilizado: Vehículo propio, se puede realizar también en transporte público, pues cerca hay una parada de autobús, que vienen desde el intercambiador de Plaza Castilla.


Época recomendada: Primavera, Otoño, Invierno.


Galería de fotos







Nivel de dificultad  Media     

Distancia:  21,5 km
Desnivel +  254 metros       Desnivel -  247 metros
Tiempo Total: 5h 03'
Tiempo en Movimiento:  4h 40'
Tiempo Parado:  23'
Velocidad Media Total:  4,26 km/h
Velocidad Media Movimiento:  4,61 km/h
Indice IBP index  61





Descargar Track ruta GPX aquí