miércoles, 16 de octubre de 2013

074 Nucaban: Guadalix de la Sierra subida al Cerro de San Pedro



Mapa de la ruta





Comentario

En esta ocasión los Caballeros de NUCABAN tienen el reto de llegar a la cima del Cerro de San Pedro. Avanzan por la A-1 en sus monturas mecánicas a la velocidad que les permite la prudencia. Pasado El Molar ven su lugar de destino como el guardián de la Sierra Norte de Madrid, que se despereza en la mañana otoñal entre la bruma, como lo haría un buen amante tras una noche entera disfrutando de su amada, con sumo cuidado para no despertarla.
Admirados por la belleza que confiere a esta zona la estación otoñal, llega el grupo a Guadalix de la Sierra. Desde el balcón del Ayuntamiento les da la bienvenida la estatua del inmortal Don José Isbert, como lo hiciera otrora en la ficción cinematográfica de “Bienvenido Mister Marshall”.
Dejamos nuestro vehículos en el lugar que consideramos que no molestan y empezamos la caminata que se presenta larga y complicada, para unos más que para otros porque los catarros hacen estragos en el físico en esta época del año.
Caminamos brevemente por el pueblo y al llegar al colegio damos un brusco giro a la izquierda para adentrarnos en el campo. Tomamos el camino de la izquierda y seguimos avanzando en dirección noroeste. Encontramos una finca vallada y la dejamos a nuestra derecha hasta encontrar un cruce de caminos. El que nosotros debemos seguir es el que tenemos enfrente. Es una cuesta abajo fácilmente identificable.
Encontramos a un paisano que nos explica la ruta que debemos seguir hasta el cruce de la carretera, y seguimos su indicación. Al terminar la bajadita, giramos a la izquierda; también dejamos una finca con ganado a la derecha, y esta vez nos vienen a saludar los caballos y les invitamos a tomar una rica bellota. Cruzamos el arroyo de Saelices y también la carretera y desde aquí iniciamos ya la subida por la vereda que nos llevará a una finca con ganado vacuno. No hay que olvidarse de dejar los cierres como están, porque el ganado puede escaparse si se dejan la porteras abiertas.
La ladera se inclina aún más y el camino se convierte poco a poco en un pequeño sendero que discurre entre los árboles. Nos damos cuenta de que vamos por el mismo recorrido que una pequeña tubería de color negro, y eso nos da a entender que vamos en el camino correcto. No nos queda más remedio que acometer una dura ladera entre los carabones. Se hace duro hasta que, por fin, encontramos un camino que discurre entre dos paredes y que nos va a acercar a un cierre de ganado vacuno, que, como ya hemos indicado, abunda por toda esta zona.
Decimos tomar un ligero tentempié antes de “atacar” lo que queda para llegar a la cima. El día es espléndido. Las vistas de la sierra y el valle son un auténtico sueño. Hasta la vía del AVE de Valladolid quiere sumarse a contemplar el espectáculo.
Como los catarros pasan factura en el físico de algunos Caballeros, decidimos esperar el retorno de aquellos que están bien de salud. Algunos nos arrepentimos después, pues según nos cuentan nuestros compañeros lo difícil estaba ya hecho.
Siguiendo una pared por la izquierda de los galayos que hay en este punto, encontramos un camino que nos lleva directamente a la cima y la subida no es demasiado exigente.
Sea como fuere, lo importante es que la firma de los caballeros de NUCABAN consta en el libro de firmas instalado a tal efecto en lo alto del cerro.
Optamos por hacer el camino de retorno por el mismo sitio, hasta el punto donde está el ganado. Nos puede servir de referencia un gran tanque verde de agua, que es donde llega la goma negra que antes hemos mencionado.
Desde este punto tomamos el camino de descenso por la Cuerda, que discurre entre dos paredes. Pasamos por unas casas que hay con una placita de toros. Nos damos cuenta que seguimos estando entre ganado, pero esta vez son reses bravas. Nunca recomendamos que se dejen los caminos públicos para entrar en fincas privadas y menos en estas ocasiones.
Al llegar la finca JVALTI, de ganado bravo, nosotros seguimos rectos, pero es mejor seguir el camino de la derecha y así evitar el rodeo que nos tocó dar, pues al final terminamos en la confluencia de ambos caminos un poco más adelante.
Ahora el ganado bravo está a la derecha. Alguno se nos pasa la mala idea de saltar para dar un capotazo a aquel maravilloso negro zaíno, que vemos un poco más lejos. La sensatez se impone, aunque estamos seguros que desde el cielo vendrían a hacernos el quite Bienvenida, Dominguín, Paquirri o YiYo, por citar a algunos de los grandes que fueron en este arte. Lo dejamos pastar tranquilo y seguimos a nuestro punto de llegada donde nos aguardaba el delicioso “bocata”.
Ruta de media montaña muy bonita pero que no es recomendable para personas que no estén entrenadas. Recomendada para cualquier época del año porque la nieve no suele hacer presencia permanente por esta zona.


Transporte utilizado: En esta ocasión tomamos los coches por ser circular, pero existe autobuses que te llevan hasta aquí.


Época recomendada: Primavera, Otoño, Invierno.


Galería de fotos



Vídeo de la ruta


















Caballeros participantes: Antonio, Tomás, Miguel, Fermín, Manolo, Julian, Carmelo.



Indice de dificultad   Media  


Distancia: 17,4 km

Desnivel +  679 metros  Desnivel -  673 metros
Tiempo total: 5h 44'
Tiempo en movimiento: 4h 20'
Tiempo parado: 1h 24'
Velocidad media total: 3 km/h
Velocidad media movimiento: 4 km/h
Indice IBP Index:  70





Descargar Track ruta GPX aquí