jueves, 16 de julio de 2015

Valsain Puente de la Cantina subida a Montón de Trigo por GR 10-1 y bajando por el Collado de Tirobarra.


Mapa de la ruta








Comentario




Una ruta adecuada para estos tiempos veraniegos, que tanto aprieta el calor. Ya que una gran parte del recorrido, la haremos por el interior de Los Montes de Valsain, autentico laberinto de caminos, existen multitud de posibilidades dentro de él, muchos de los caminos, no figuran en ninguna cartografía, con lo cual es toda una aventura probarlos.  En esta ocasión salimos desde el Puente de la Cantina, junto al río Eresma, para subir a Montón de Trigo, por medio del GR 10-1 y otras sendas,  la vuelta desde el Collado de Tidobarra, por una senda que la verdad me gustó mucho.

La ruta comienza en el parking, junto al puente que cruza el río Eresma, llamado Puente de la Cantina, donde hay una fuente, y podemos llenar las cantimploras antes de comenzar la ruta, habrá que ir bien provistos de agua, pues la ruta es exigente. Cruzamos la carretera y vemos al otro lado un paso,  con torniquete y un cartel indicando La Ruta de las Pesquerías reales y las marcas del Sendero de Gran Recorrido GR 10-1 (Blancas y rojas), se trata de una variante de este sendero a su paso por la sierra de Guadarrama.  El sendero penetra en los bosques de Valsain, vemos como hay varias sendas, que se nos marchan a la derecha para bajar junto al río Eresma  y un poco más abajo pasan por delante del área recreativa de la Boca del Asno. Nosotros seguimos las marcas del GR 10-1, que pronto nos llevan a una pista asfaltada, que seguiremos durante un buen trecho.  Me desvío a mi derecha, para abandonar momentáneamente el  GR 10-1, pues mi intención no era subir por este sendero hasta arriba, sino llegar primero al Collado de Tidobarra , pero voy de exploración y la cantidad de senderos me confunden un poco, así que opto por subir por este camino hasta arriba, me hace dar una pequeña vuelta, vadear algún arroyo, pero tampoco supone una gran pérdida, pues abandonas momentáneamente esta pista de asfalto, para retomarla unos cientos de metros más arriba. En un lugar, que parece una encrucijada de caminos, veo  lo que parecía una vaca, pues nunca me había encontrado con un toro, por estos territorios,  que me sorprendió, además anteriormente había escuchado en el bosque unos sonidos a lo lejos que no distinguía a saber que eran, me parecían muy extraños, y cuando me iba retirando del toro, ya sé de donde procedían, de él, menudos sonidos emitía, se escuchaban en todo el bosque, impresionaba.  Llegamos a un cruce en V, y tomamos el sendero de la izquierda aquí abandonamos, la compañía del GR 10-1, que volveremos a verlo mucho más arriba. Ahora es un continuo ir y venir por senderos, eso sí, con una buena pendiente, que van limando las fuerzas, el calor también ayuda a aumentar el cansancio.  Después de mucho bregar con la subida, comienzo a encontrarme senderos, que si vienen en la cartografía como el Carril del Gallo, con el cual me cruzo y un poco más arriba llega a enlazar con la Senda de Cospes, que viene desde el  Puerto de Navacerrada,  siguiendo las trazas primero del Camino de Schmid.  Ya me veo en territorio un poco más conocido, sé que un poco más adelante se encuentra la Fuente de  la Fuenfría, donde tomo un sorbo, pues mana poca agua en esta época del año.  Me fijo y veo que por mi derecha, sube el GR 10-1 que había abandonado  allí abajo, así que, también se puede tomar como subida este sendero que nos dejará en el mismo lugar.  Unos metros más allá, se ve el Puerto de la Fuenfría, verdadero cruce de senderos, hay multitud de posibilidades desde este lugar para irnos a cualquier parte de la Sierra.

Ahora vamos a comenzar la ascensión al Montón de trigo, antes tendremos que subir  al Cerro Minguete,  a nuestra derecha sale una pequeña senda, que comienza  a trepar por la ladera de este Cerro, poco a poco vamos ganando altura, y vemos cómo se va quedando a nuestros pies el Puerto y  comenzamos a divisar los Siete Picos y al fondo la Bola del Mundo.  Me fijo, que delante de mí,  va alguien caminando, me voy acercando más a él, el hombre se para a media ladera a hacer un alto y tomar algo de refresco, me paro a su vera, y el hombre amablemente me invita a tomar unas cerezas, que la verdad estaban muy buenas y me sentaron geniales, comenzamos a charlar un rato, el hombre tenía ya casi 80 años, así da gusto, tener esa edad y seguir disfrutando de caminar por el monte, hay que darle un buen premio a gente como ella, que disfruta con esta afición tan sana para el cuerpo como para la mente. Proseguimos los dos, hasta el alto de Cerro Minguete, que la verdad tiene unas muy buenas vistas, el hombre me indica que lo podría a ver rodeado por la derecha, para seguir hacia Montón de Trigo, lo sabía, pero no me quería perder las vistas desde aquí. Estando aquí, nos encontramos con dos muchachos que vienen corriendo, y que también hacen un alto en su camino. Así que, preparamos una pequeña tertulia improvisada, la verdad que fue un rato muy agradable. Después de un rato, los muchachos siguieron su camino y el señor también prosiguió el suyo hacia la Peña Bercial, me despido de él, deseando volver a encontrármelo de nuevo.  Bajo a un pequeño collado, que me separa del imponente Montón de Trigo, que bonito se ve este monte desde lejos.  Me fijo, que hay marcas de un sendero de pequeño recorrido (Blancas y amarillas) creo que se trata del PR-M/SG 4  que se dirige hacia la Peña del Oso y la Pinareja. La verdad que la señalización en la comunidad de Madrid deja muchísimo que desear con otras zonas de España y eso que hay que agradecer a todos los voluntarios que con su esfuerzo hacen posible la señalización, pues la Administración pública no ayuda en nada  a la colocación de carteles  informativos de los senderos y posibles enlaces, refugios .  Eso sí, llenárseles la boca, del medio ambiente y demás cosas sí. Doy las GRACIAS A TODOS LOS VOLUNTARIOS/AS POR VUESTRO ESFUERZO.  Llegados a este collado vemos como a nuestra derecha hay un sendero marcado por hitos de piedra, que nos ayudaran a subir hasta la cima de Montón de Trigo y de nuevo les doy las gracias a todos/as esas personas anónimas que con su pequeña aportación de colocar una piedra, ayudan a muchísima gente GRACIAS.  El camino serpentea intentando tomar la mejor senda posible, se asciende entre grandes bloques de piedra, que te obligan a saltar de piedra en piedra, por fin llegas a lo alto,  el lugar parece un auténtico mirador panorámico de la sierra del Guadarrama. Hago una buena parada para descansar, almorzar y hacer unas fotos.

Ahora toca bajar por la otra cara de la montaña, se baja igualmente por una senda marcada por hitos de piedra y como paso para la subida, la bajada se hace igualmente saltando de piedra en piedra, hasta que un poco más abajo, se van perdiendo las piedras y te metes en un sendero entre retamas.  Ahora tenemos delante de nosotros el cordel de la Mujer Muerta, con sus dos grandes montañas como la Peña del Oso y la Pinareja, donde ya estuve hace tiempo.  En un punto nos reencontramos con el sendero PR-M/SG 4 y proseguimos juntos hasta el Collado de Tidobarra, donde nos despediremos de él. Giramos en este collado a nuestra derecha, para  ver unos hitos que nos indican el camino a seguir,  vemos a lo lejos una pequeña pradera,  hay una manada de caballos pastando, me acerco a ellos muy despacio, no quiero asustarlos y disfruto de su compañía por unos minutos, retomo de nuevo mi sendero entre hitos, que me va a ir haciendo perder altura rápidamente.  La verdad que este sendero me ha sorprendido es muy bonito, sigues el curso de un arroyo que ahora está tapizado de hierba y su caminar es mucho más cómodo. Y de nuevo nos adentramos en las masas de los Montes de Valsain, que ayudan a sofocar el calor que hace ya a estas horas.  Hay que ir con precaución en esta zona, para no perder los hitos, pues son praderas y matorrales que a  veces te impiden verlos bien.  Pasamos junto a un chozo a nuestra izquierda, por si hay necesidad de refugio.  Llegamos a una  pista asfaltada, la cual cruzamos y proseguimos de frente.  La pendiente de bajada es fuerte y hace que las piernas se agarroten un poco de tanta tensión  y claro, luego toca una pequeña subida y te cuesta lo tuyo y lo del otro subirla.   En esta zona tendremos varios desvíos, habrá que tener cuidado en ellos, pues como dije, estos montes son verdaderamente un laberinto de caminos.  Me cruzo con multitud de ellos,  yo tome uno que no tenía previsto para evitar durante unos cientos de metros la pista asfaltada del GR 10-1, que  más abajo retomaría y que de nuevo me llevaría a mi punto de partida. Deseo que disfrutéis de la ruta, saludos.




Transporte utilizado: Vehículo propio. Salimos desde el Parking que hay justo al lado del puente que cruza el río Eresma, en la carretera que baja del Puerto de Navacerrada dirección Segovia, el lugar se  llama Puente de la Cantina, donde hay una fuente con el mismo nombre.


Época recomendada: Primavera, Verano, Otoño, Invierno.


Galería de fotos







Nivel de dificultad       Muy Dura


Distancia:  16,9 km
Desnivel +   896 metros      Desnivel -   896 metros
Tiempo Total:  5h 46'
Tiempo en Movimiento:  4h 41'
Tiempo Parado:  1h05'
Velocidad Media Total:  2,98 km/h
Velocidad Media Movimiento:  3,68 km/h
Indice IBP Index:  106





Descargar Track ruta GPX aquí